jueves, 7 de octubre de 2010

I Edición del Carnaval de blogs de educación consciente y crianza respetuosa

He decidido participar en esta primera Edición del Carnaval de blogs de educación consciente y crianza respetuosa. Pensaba editarlo en el blog de nuestra Asociación, pero creo que es un escrito totalmente subjetivo, y no quiero que nadie se sienta juzgado por mi opinión personal, la Asociación tiene otros objetivos :)

Así pues, este es mi escrito:

Antes de quedarme en estado ya le estuve dando vueltas a la idea de qué hacer con mi bebé una vez se agotaran las 16 semanas de baja. De hecho, no quería tener hijos mientras viviésemos en Madrid, ya que no me parece la ciudad más amiga de los niños precisamente.


Pero finalmente llegó la noticia, estábamos embarazados! Y aún vivíamos en Madrid…Qué íbamos a hacer? Le dimos mil vueltas, que si los abuelos, que si alguien que venga a cuidar a nuestro bebé, que si una casa más grande…lo de la casa sí que llegó a buen término y ahora vivimos en un pueblo a 30km de Madrid, donde los vecinos se conocen y te saludan en la panadería J.


Nuestro modelo de crianza no era ninguno, era lo que habíamos oído, nos habían contado y habíamos experimentado en nuestra propia crianza, pero realmente no nos planteábamos lo que ahora conocemos como Crianza Con Apego. Esto llegó más tarde, cuando buscamos un parto respetado, cuando pedimos una baja anticipada a los 7 meses de gestación para preparar la llegada de nuestro hijo y cuando empezamos a informarnos de métodos anti-naturales que se estaban poniendo “de moda”. No queríamos que eso le pasara a nuestro hijo.


Luego llegó, tras las 16 semanas de baja, la baja de lactancia y las vacaciones guardadas y como ya no podía ser de otra manera, la excedencia.


Así que si, en nuestro caso, hemos decidido que debía dejar de trabajar para estar con nuestro hijo y me parece la decisión más acertada que podíamos tomar.


No creo que sea totalmente necesario dejar de trabajar para criar a nuestros hijos con Apego, depende mucho del trabajo que una tenga y de cómo sea el bebé. Si trabajas desde casa (tienes un negocio, eres autónoma, tu propia consulta…) y tu bebé resulta ser tranquilo, no abre cajones, no gatea por doquier y juega relativamente solo, entonces quizá si puedas llevar a cabo algún trabajo. Pero no ha sido mi caso.


También creo que deberían de existir trabajos para “mamás con bebés”, que pudieras hacer CON el bebé, aunque aún no he hecho el listado de los posibles, seguramente, si preguntamos a las madre africanas o sudamericanas o sudasiáticas nos dirán un montón…


Lo ideal, sin embargo, sería que no tuviéramos que dejar de trabajar, sino que siguiéramos de baja maternal hasta dos años y el estado nos pagara, si no puede ser el sueldo completo, quizá la mitad de éste. Con este propósito existe la iniciativa “Mas tiempo con los hijos”.


En mi caso si he priorizado mi Maternidad, por delante de mi carrera profesional, pero es que lo teníamos tan claro que no me parece que me vaya a perder nada especial de la vida empresarial, y justamente, seria de la Maternidad de lo que me perdería TODO LO BUENO.


Dormir con tu hijo la siesta, dejarle jugar con la sandia y que no importe que se manche el suelo porque tienes ese tiempo, jugar al cu-cu mientras le cambias el pañal, bailar una nana con tu hijo en brazos…son tantos los buenos momentos, pero hay que tener ese tiempo.


No puedo decir que las madres que trabajan sean madres invisibles, hay muchas que no tienen más remedio y seguro que intentan suplir con amor todo ese tiempo de separación diario, aunque no debe ser lo mismo, claro, tener toda la mañana para subir 10, 20 o 30 veces los mismos escalones, que condensar las vivencias, junto con las tareas básicas en 3 o 4 horas.


A mi la maternidad me ha curado heridas.

1 comentarios:

Ileana dijo...

¡Y vaya si cura heridas!

Está claro que lo ideal sería una baja maternal remunerada mucho más extensa, y un sistema laboral diseñado a la medida de madres con hijos... Eso llegará!!!

Gracias!!! Un abrazo!!!

Publicar un comentario