viernes, 8 de octubre de 2010

I Carnaval de blogs de educación consciente y crianza respetuosa

Primera aportación al blog colaborando con la gran iniciativa de Tarkus Kids y su Carnaval de Blogs. Pensamiento desde el punto de vista masculino a una situación que se ve más afectada en las mujeres, aunque estimo que la mirada masculina también puede ayudar a la "causa". Os dejo la entrada para que penséis en ella y nos deis vuestra opinión al respecto:

Como hombre y padre, creo que puedo aportar otra visión a los relatos que puedan participar en el Carnaval de Blogs, al menos, me gustaría intentar dar mi punto de vista para que tod@s puedan leerlo y recapacitar sobre el texto.


Actualmente, parece que la mujer comienza a conseguir lugares establecidos históricamente para los hombres, desarrollan puestos directivos y de responsabilidad sin ningún problema, con la misma confianza y seguridad que ha venido haciendo el sexo masculino… de hecho, pueden aportar el punto de vista femenino a un entorno “dominado” por el varón.


La mayoría de estas mujeres son capaces de sacrificar mucho para poder hacerse un hueco en su sector, dejando pasar o retrasando en demasía incluso su opción maternal, para no poner en riesgo todo lo conseguido hasta el momento.


Es verdad eso de que “la conciliación de la vida laboral y la vida familiar” aún está muy lejos de establecerse, ya que las leyes no facilitan esta cohesión y las empresas tampoco aportan mucha ayuda, pueden incluso poner trabas o llegar a no contratar odespedir a las futuras madres.


La realización personal gracias al trabajo está muy bien, aunque sinceramente pienso que es una utopía, ya que todo el mundo está poniendo el grito en el cielo cuando se comenta que el Gobierno piensa alargar la edad de jubilación en 2 años: si el trabajo te permite realizarte, ¿qué hay de malo en “realizarse” 2 años más? Se debería de hacer gratis y agradecer tan buena idea!!!


Por otro lado, esta pseudo realización personal nos viene desde las “altas esferas” o puestos de trabajo en que las mujeres desarrollan oficios de categoría reconocida por la sociedad, pero las mujeres que se dedican a limpiar, planchar, servir en una barra, dependientas, jardineras, panaderas, incluso las que trabajan en su casa… Aquellas mujeres que desempeñan estos puestos también de Responsabilidad, seguro que se ríen de la realización personal que ofrece el trabajo, ya que sus sueldos difícilmente llegan la condición de mileurista y su trabajo no está reconocido en esta sociedad.


Creo que la mayoría de mujeres, desarrollan este tipo de trabajo “no-cualificado” y son ellas las que deben sacrificar su maternidad, ya que deben volver al trabajo para poder continuar viviendo, dejando la crianza de sus hijos en manos de terceras personas, cuando agradecerían alguna oportunidad de continuar con su bebé unos meses más.


Pienso que las mujeres están perdiendo su potencial, intentan ponerse a la altura del hombre perdiendo el poder que la naturaleza les ha otorgado, cediendo su posición ventajosa en la vida cuando pueden amamantar a su bebé.


Desde mi punto de vista, creo que esas mujeres que han conseguido la realización personal y ostentan puestos de responsabilidad, deberían volver la vista abajo en su escala social y preocuparse por su sexo, no por ellas mismas, y dedicar todo el esfuerzo necesario a conseguir unas mejores condiciones para todas, centrar de verdad el esfuerzo en conseguir no perder la fortaleza natural que la femineidad tiene frente al sexo masculino.


Como padre, creo que también se debería de ofrecer a los padres permanecer más tiempo con los hijos, para intentar conseguir establecer un vínculo especial en las primeras semanas de vida. El oficio de padre no está reconocido en esta sociedad, es un papel del todo secundario y no se fomentan labores de responsabilidad en la crianza de sus hijos.


La buena noticia de esta reflexión es que hay trabajo por hacer, es necesario estimular un cambio de conciencia, crear familias conscientes en la crianza para conseguir un nuevo tipo de sociedad, más cercana y comprensiva con los futuros adultos, respetando las necesidades y tiempos de las familias.


2 comentarios:

Ileana dijo...

Gracias por ofrecer un punto de vista masculino.

Y por acordarte de los millones de mujeres (y hombres) que trabajan en oficios donde no encuentran ninguna realización personal... Para esas familias es todavía más importante poder darse el "lujo" de una crianza con amor...

Hay que cambiar el sistema laboral.

¿Cómo sería si lo hubiésemos diseñado mujeres con niños? Así tiene que ser.

Un abrazo!!!

Vanyvalu dijo...

Gracias por ofrecer una opinión masculina, porque no estoy de acuerdo en que de pronto el debate se centre en la separación de sexos y en ver a hombres y mujeres como entidades separadas y contendientes.
La familia es ese núcleo donde feliz y quizá utópicamente deberían fundirse los géneros en tanto que el amor y el cuidado de los hijos es derecho y responsabilidad de ambos.
Saludos!

Publicar un comentario