miércoles, 15 de diciembre de 2010

Efectos de la separación temprana


Los seres humanos hemos alterado tanto el curso de nuestras cosas, que a menudo hemos tenido que aprender sobre nosotros...observando a los animales. Así ocurrió con el fenómeno de la impronta y del apego, que se descubrió en primer lugar en las ocas y, después, con los chimpancés.

En esta ocasión, un estudio realizado con ratones - mamíferos al fin y al cabo - puede ayudar a esclarecer el origen de uno de los problemas que afectan a la población infantil.


Se trata de la hiperactividad, un trastorno que afecta al 5-7% de los niños españoles.

En una investigación realizada en la Escuela de Medicina de Yale (EE.UU.) se separó a los ratones recién nacidos de sus madres durante un período de cuatro horas diarias entre el segundo y el quinto día de vida, y durante ocho horas entre el sexto y el decimosexto. El decimoséptimo dia de vida fueron destetados.

Después de comparar la conducta de estos ratones con un grupo de control se concluyó que la separación de sus madres y el destete precoz promueven la hiperactividad y la ansiedad a largo plazo.

Los autores consideran que estas investigaciones ofrecen un marco interesante para investigar sobre los efectos moleculares y neurológicos a largo plazo del estrés afectivo en los bebés.

Fuente: BiomedCentral.

2 comentarios:

Eloísa dijo...

Yo había leído, Alba, que recientes estudios relacionaban el cortisol con la hiperactividad...

Ya sabes, esa hormona que segregan los bebés cuando se les aplica el famoso metodito de marras, así que ya tenemos un argumento más para negarnos a aplicar esa barbarie.

Alba Ferri dijo...

Le imprimimos la investigación a la enfermera del centro de salud??? :)

Publicar un comentario