domingo, 21 de noviembre de 2010

Tú eres muy radical

Pensando qué título le iba a poner al post, he recordado aquella frase mítica del ex-entrenador del Barça Louis Van Gaal “Tú eres muy malo!”, creo que le va de perlas…


Esta mañana hemos bañado al rubiales y me ha tocado a mi meterme en la bañera con él, que bien! No me tocaba ponerle crema a toda prisa, vestirle, secarle el pelo…últimamente prefiero la parte de la bañera, porqué ahí si que está relajado, bueno, es una relajación un poco diferente de lo que podais entender por relajación, tampoco es que pare mucho, pero está más limitado. De vez en cuando se da cuenta que tiene la comida muy a mano y algún chupentón cae.


Cuando me he quedado a solas en la bañera he pensado sobre escribir este post. Ha llegado a mi una frase que hemos repetido varias veces Ernesto y yo “Una vez entiendes las necesidades de los niños, ya no hay marcha atrás” y llegas a la LM a demanda, al baby led weaning, al porteo, al colecho y resto de comportamientos respetuosos con nuestros pequeños.

De ahí a las primeras críticas no hay más que un paso y como sabíamos que vendrían, queríamos tener recursos para rebatirlas. Al buscar estos recursos aún nos hemos convencido más sobre los beneficios de algunas prácticas J.


De todas formas, como comenta Sonia de caminohacialaconsciencia, la gente que no quiere saber, no te va a escuchar, aunque les digas que el colecho salva a los niños del Síndrome de muerte súbita o que el porteo cura, en algunos casos, la displaxia de cadera, etc.


El pasado Sábado obviamos esta premisa al ver a un papá llevando a su bebé en una mochila portabebés no ergonómica y además, hacia delante.

Ernesto no se pudo aguatar y se acercó para explicarle al padre que no era beneficiosa esa postura para su hijo, cual fue su sorpresa al constatar que no iba a hacer ningún caso de su consejo, se limitó a contestar: “ya se acostumbrará a ir asi…”


Una amiga nos comentaba que nuestra postura era radical, porque porteábamos, colechábamos y no llevábamos al niño a la guarde.

Me puse a reflexionar sobre ello y ví que aunque nosotros porteábamos, teníamos un carrito (que no hemos usado), por si los abuelos lo querían llevar a pasear.

Que teníamos una cuna (prestada), donde poníamos a Samuel, sobre todo cuando era pequeño, para hacer nosotros otras cosas y él reclamaba nuestra presencia y nuestros brazos para sentirse querido, es decir, que no tenía ninguna necesidad de tener “su espacio”.

Y por supuesto, estando todavía en el periodo de vida extrauterina, no necesita socializarse con más bebés, sino afianzar sus raíces para cuando sea el momento en que nos pida esta experiencia. Por ahora vamos al parque, a comprar el pan, a hacer la compra, a quedadas con grupos de mamis, papis y bebés donde estamos cerca de nuestro hijo, mientras él ve cómo se hace eso de socializarse y lo práctica con nosotros y la gente de nuestro entorno.


Así que la conclusión a la que llegué fue…Quien es el radical aquí?


El que tiene carrito y NO tiene portabebés? O el que tiene portabebés Y carrito?


El que deja llorar a su hijo porq no quiere dormir solo? O el que le da a elegir a su hijo donde dormir y su hijo elije dormir a su lado?


El que obliga al niño a comer lo que ellos piensan que debe comer? O el que deja que el niño haga uso de sus recursos innatos en la “autoregulación”?


Me parece que la respuesta es clara...

4 comentarios:

Eloísa dijo...

Tienes toda la razón de mundo, Alba.

Y más aún, ellos se creen con potestad para juzgarnos por portear, colechar, dar de mamar, pero se sienten ofendidísimos si tu los juzgas a ellos por llevar al nene en carrito, abandonarlo en una cuna o darle un biberón obviando el derecho de todos los niños a ser alimentados con el mejor alimento posible, la leche materna.

Yo es que, directamente, no me justifico. Si alguien me pregunta con auténtica curiosidad, le cuento, si lo hacen con ánimo de criticar contesto "porque me da la gana" y al que le pique, que se rasque...

Firmado: una persona cansada de predicar en el desierto :-D

Albertina dijo...

Wow, me ha encantado esta entrada!!!!

aprendiendoaser dijo...

Muy buena entrada. Se confunde Radical con fuera de la norma. Lamentablemente cuidar de de nuestras crias en los primeros años no es la norma en estos días.
creo que todo pasa por un problema de la autoestima, donde se valora la opinión de los otros (adultos), por sobre los instintos maternales y paternales y la aceptación de hacer lo que "corresponde" es más importante que la atención de las necesidades básicas y emocionales de nuestros hijos.
Para pensar, si somos analíticos veremos que quienes promueven el desapego en las edades tempranas, sólo són aquellos que a su vez fueron desatendidos cuando niños. Son ellos los que en us adultez están tratando de suplir esos vacios que no fueron llenados en su primera infancia.

vampsax dijo...

Me parece muy acertada la entrada, hay poca gente que considera que "su modo" es el bueno por ser normal en la sociedad, aunque no es el lógico. Basándose en esa premisa, se sienten capaces de juzgar al resto del personal, amparándose en el apoyo desconocido de la multitud... y precisamente eso es lo que más me excita: el ir en contra de la norma, sobre todo si es por dar rienda suelta a mis instintos mamíferos!
PD: Tal vez el problema que tienen es que se creen seres superiores a los animales... :-)

Publicar un comentario